Movimiento Contra el Abuso Sexual

Últimos registros

Apoyo y comprensión para las víctimas de abuso sexual

Especialista: Nohelia Ortega Urcuyo

Fecha publicación: 22/04/2014

Recomendación

<span lang="ES-TRAD" style="font-size:12.0pt;font-family:"Verdana","sans-serif";mso-bidi-font-family: Arial">A menudo, cuando se comentan algunas noticias de la televisión o los periódicos sobre  violencia sexual, una de las opiniones que se expresan es la de culpabilizar a las víctimas, y se hacen preguntas como: “¿Para qué andaba de noche?”, “¿Qué andaba haciendo allí?”, “¿Por qué andaba vestida así?”, o frases como :“Andaba provocando”, “Se lo andaba buscando”, “Si es que le gusta”, “Quién la manda”…  y también se preguntan “¿Por qué no dijo nada antes y hasta ahora viene con eso?” “Eso es invento”, “No le creo…”<o:p></o:p>

<span lang="ES-TRAD" style="font-size:12.0pt;font-family:"Verdana","sans-serif";mso-bidi-font-family: Arial"><o:p> </o:p>

<span lang="ES-TRAD" style="font-size:12.0pt;font-family:"Verdana","sans-serif";mso-bidi-font-family: Arial">Hace algunos años que tuve la oportunidad de trabajar en el sistema público de salud, me di cuenta de que la historia “secreta” que viven miles de niñas y niños se repetía de manera impactante y se guardaba por muchos años, sin que lo pudieran haber contado a nadie, hasta ese momento, no acudió espontáneamente; sino que fue remitida al área de psicología por parte del área médica, con diagnósticos de depresión, ansiedad, con ideas suicidas, abandonándose a sí mismas, con enfermedades crónicas como la hipertensión, diabetes, trastornos de sueño o alimentación. <o:p></o:p>

<span lang="ES-TRAD" style="font-size:12.0pt;font-family:"Verdana","sans-serif";mso-bidi-font-family: Arial"><o:p> </o:p>

<span lang="ES-TRAD" style="font-size:12.0pt;font-family:"Verdana","sans-serif";mso-bidi-font-family: Arial">Al indagar su historia me fui dando cuenta que en su infancia la inmensa mayoría había sido víctimas de abuso sexual y entre las causas más comunes de su silencio, se destacaba la idea de que “nadie les creería”, además de las amenazas del abusador y otras amenazas percibidas por el miedo, el conflicto y el estigma mismo de ser una persona abusada, principalmente cuando el abuso proviene de una persona cercana, con autoridad y poder. Siendo así, ¿Para qué contarlo? Sin embargo, ese silencio cobra un precio muy alto a la víctima a largo plazo. <o:p></o:p>

<span lang="ES-TRAD" style="font-size:12.0pt;font-family:"Verdana","sans-serif";mso-bidi-font-family: Arial"><o:p> </o:p>

<span lang="ES-TRAD" style="font-size:12.0pt;font-family:"Verdana","sans-serif";mso-bidi-font-family: Arial">Revelar una situación de abuso es algo muy complejo y la respuesta o reacción a la que se enfrente la víctima en ese preciso momento va a determinar el siguiente paso del proceso en una gran parte de los casos.Como espectadores de una situación así no podemos generalizarla o minimizarla, las secuelas del trauma que la víctima experimenta van a depender de muchos factores y uno fundamental es tener al menos a una persona confiable, que le escuche, le crea y le apoye. Ya es muy doloroso tener que acudir al sistema de justicia y someterse a exámenes médicos forenses, brindar testimonio, encarar incluso al agresor y enfrentarse también a su familia y hasta comunidades enteras en las afueras de los juzgados, asegurando inocencia. ¿Qué abusador comete su delito en público? Esto sin considerar otras consecuencias como las infecciones de transmisión sexual y los embarazos.





No podemos pensar que si un abuso sucedió hace muchos años, la víctima debió simplemente olvidarlo, o que por el hecho de que tenga una vida en pareja significa que ya fue superado. Las secuelas del abuso dañan la capacidad de verse a sí mismas como una persona valiosa, con derechos y límites, si no se tiene esto, difícilmente se pueden desarrollar relaciones estables y funcionales en todas las áreas de la vida.

<span lang="ES-TRAD" style="font-size:12.0pt;font-family:"Verdana","sans-serif";mso-bidi-font-family: Arial"><o:p> </o:p>

<span lang="ES-TRAD" style="font-size:12.0pt;font-family:"Verdana","sans-serif";mso-bidi-font-family: Arial">Otro hecho de gran relevancia es que con frecuencia la experiencia de abuso causó un impacto tan grande que fue “olvidado” como un mecanismo de defensa para no tener que lidiar con los recuerdos que suelen ser persistentes, reviviendo cada vez esa experiencia. Esto sucede para poder seguir viviendo y funcionando, pero las secuelas no desaparecen, sino que causan los mismos problemas sin saber a qué atribuirlos. En algún momento puede suceder algo que lo “reviva” y aunque el abuso haya sucedido años atrás, la persona necesitará la misma escucha, y comprensión para poder superarlo realmente.<span lang="ES-TRAD"><o:p></o:p>

Copyright © 2017 MCAS - Nicaragua

Powered by Negitec